Foro Cartagena
¡Bienvenidos a Cartagena!

La Fotografía en la sociedad del siglo XIX

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Fotografía en la sociedad del siglo XIX

Mensaje por MINU el Mar 28 Abr 2009, 13:30

ENTREVISTA: Juan Carril Márquez, impulsor de "Pon una foto en la calle" lunes, 27 de abril de 2009


"Queremos hacer visible la indefensión que sufren la fotografía y el fotógrafo"

Juan Carril Márquez es director de la Unión Internacional de Fotógrafos (UIFOTO) y una de las cabezas visibles del proyecto "Pon una foto en la calle". Esta iniciativa proclama el acceso al arte fotográfico sin habitáculos ni restricciones y denuncia el ostracismo artístico al que está sometida la fotografía. El objetivo, colgar entre los días 16 y 18 de mayo una de nuestras fotografías en algún lugar del mobiliario urbano. Por Eduardo Parra.

La idea de sacar las fotos a la calle, ¿es un grito de rebeldía o de desesperación ante el actual estatus, en el que apenas se respeta a la fotografía?
Ni lo uno ni lo otro. "Pon una foto en la calle" pretende poner de manifiesto dos hechos. El primero es la existencia de un arte que vive marginado en lo relativo al conjunto de la sociedad. Podemos asimilar el hecho poniendo un sencillo ejemplo.

Los zoológicos tradicionales están estructurados para que cada grupo de animales tenga su particular espacio, habilitado de forma que permita su protección y puedan ser admirados por el público. No obstante, la realidad que se presenta, envuelta en atracción de fin de semana para las familias, difiere de los hábitats naturales y la vida de los animales contemplados. Uno de los resultados es que la persona asocia estos animales con el zoo y la existencia de los mismos con sus jaulas urbanas.

Sucede de manera similar con el arte, que tradicionalmente está sometido a un aislamiento de lo cotidiano. Se han ideado diferentes tipos de habitáculos en los que proteger la obra de las inclemencias climáticas y humanas, permitiendo que se visualice como elemento al cual admirar.




Carril Márquez encabeza el proyecto "Pon una foto en la calle".

Se ha creado la figura del artista como minoría social bien catalogada y diferenciada, y de la obra artística como elemento decorativo, alejando cualquier tipo de instrumentalización -física o ideológica- de la misma. Esto imposibilita el acceso al arte de forma natural.

El segundo hecho quiere manifestar la indefensión y reclusión de la fotografía y el fotógrafo a un segundo plano de la actividad artística, pero también la informativa y social. Los ejemplos los podemos buscar en diferentes galerías de arte, en los derechos de autor del fotógrafo y en la labor informativa de los reporteros gráficos.

¿De dónde salió la idea de esta jornada de "protesta"?

Surgió seguramente a raíz de una campaña anterior, "No te rebajes", que desde el Colectivo Ojo de Pez realizamos para dignificar la figura del fotógrafo dentro del sector. Fue un primer intento de manifiesto de la indefensión sufrida por este colectivo de profesionales, intentando alzar la voz para denunciar una realidad conocida, aunque aisladamente denunciada.

"Pon una foto en la calle" es, de alguna forma, la continuación de aquello, pero intentando desde la plataforma de la UIFOTO hacer visible la situación a mayor escala.

¿Por qué ahora?

Como indicaba, "Pon una foto en la calle" es la continuación natural de "No te rebajes". Los elementos que propician la situación actual del fotógrafo, la fotografía y la concepción de arte no son factores novedosos y desconocidos.

De todas formas, creemos que la situación de aislamiento de las personas y organismos implicados condicionan el resultado. A partir de esta reflexión, y después de la experiencia obtenida con Ojo de Pez, hemos creído necesaria la unión de entidades y fuerzas implicadas.

Hasta el momento, nuestras acciones estaban inscritas de forma más o menos local y aisladas de otras tantas actuaciones realizadas por diferentes compañeros y entidades fotográficas. Consideramos que las mejoras para la fotografía y el fotógrafo pasan por una mayor interrelación de las entidades fotográficas existentes.

El acto está enfocado desde este punto de vista, pero no es el único. Paralelamente, estamos trabajando en una guía práctica de entidades fotográficas, cuya futura publicación esperamos que sirva para permitir esta mayor interrelación y actuación conjunta.

¿Os habéis marcado algún objetivo para ahora mismo o ésta es una carrera a largo plazo?

Entendemos que "Pon una foto en la calle" no conseguirá ninguno de estos objetivos de forma aislada temporalmente. Así como indicaba que este acto se registra dentro de otros anteriores y paralelos, como la citada guía práctica, su efectividad solamente puede ser entendida con la continuidad e interrelación de fuerzas, dando resultados de forma gradual.

En UIFOTO no creemos en el resultado inmediato, pero sí en la necesidad de un esfuerzo que revierta en mejoras paulatinas para el fotógrafo.

¿Se ha unido a este proyecto algún organismo oficial o de momento las instituciones están inmóviles?

Tanto yo como otros compañeros de la UIFOTO (he de destacar especialmente la gran labor realizada por Eduardo Segura, Luis Fernando Ochoa, Víctor Roblas, José Flores y Ana Belén Jarrín Morán) hemos notificado la idea a diferentes organismos públicos de ámbito local, regional y estatal.

No obstante, y a un mes de la celebración del acto, las únicas aportaciones positivas en relación al mismo han sido en Colombia, por lo que agradezco a las diferentes instancias comprometidas del municipio de Envigado.

En lo relativo al ámbito privado, únicamente nos hemos puesto en contacto con diferentes organismos académicos, que han valorado muy positivamente la idea.

¿Tenéis alguna previsión de participantes?

Ninguna. Estamos recibiendo diferentes muestras de apoyo por parte de entidades fotográficas y personas, especialmente en España, pero también de diferentes partes del mundo como Colombia, México, Chile, Argentina, El Salvador o Perú. No obstante, el número de personas que participarán nos es desconocido.

¿Cómo sabremos si la iniciativa es un brillante éxito o un sonoro fracaso?

Consideramos ya un éxito la difusión que está teniendo. Comenzó en UIFOTO y a través de diferentes medios, Internet y el boca a boca está cogiendo forma. Deseamos que sea un acto popular en el que participe una gran cantidad de gente.

De todas formas, el resultado no puede valorarse en términos cuantitativos. Sería errónea esta simplificación, ya que la validez resultante debe buscarse en la concienciación de las personas que participen con su fotos; en aquellas que hayan conocido la campaña a través de los medios; en aquellas que, aun desconociendo el significado, vean el resultado y reflexionen, y en el resultado de la interrelación de diferentes personas y entidades unidas por la fotografía.

Esta iniciativa, ¿será un hecho aislado o "amenazáis" con convertirla en una tradición?

Resulta gracioso lo de amenaza… Nos gustaría que tuviera continuidad con otro tipo de actuaciones e ideas que ayuden a fomentar una cultura fotográfica y facilidades para el fotógrafo profesional y amateur.

Por lo que respecta únicamente a "Pon una foto en la calle", estaríamos encantados si, en un futuro, existiera el "Día pon una foto en la calle". Y de ser así, y como apuntabas en una pregunta anterior, nos gustaría que los entes públicos participaran activamente. Un hecho que evidenciaría un gran paso para la fotografía.

FUENTE: QUESABESDE.COM
avatar
MINU
Veteran@ del foro

Cantidad de envíos : 1595
Localización : CARTAGENA
Fecha de inscripción : 17/03/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: La Fotografía en la sociedad del siglo XIX

Mensaje por MINU el Mar 28 Abr 2009, 13:48

Los derechos de autor y los archivos fotográficos


Cuando analizamos el marco jurídico de la fotografía en relación con los archivos fotográficos desde la perspectiva de los derechos de los autores, nos encontramos en realidad con un mundo complejo en el que todavía no se ha llegado a un equilibrio. Aunque la ley de propiedad intelectual vigente ya tiene más de diez años todavía no ha cumplido el tiempo de rodaje. Por tanto veremos que hay ciertas discordancias entre lo que ha de ser y lo que es en la realidad.

Los archivos fotográficos

No hemos de tratar de la misma manera todos los archivos de imágenes fotográficas, ya que la situación y fines es bien diferente de los archivos con fines comerciales y los que, dependiendo de una institución pública o privada tienen por objetivo la conservación y difusión de un fondo entendido como patrimonio cultural a conservar.

Es en los archivos comerciales donde la situación es más clara ya que pocos dudan que la relación tiene una finalidad comercial. Por otra parte, la relación con los fotógrafos que depositan imágenes. Y por otro lado, la relación con los clientes que pagan las fotografías en función de su finalidad, y que después devolverán.

Estas reglas de juego son las que en definitiva se desprenden de las normas básicas de la propiedad intelectual de los fotógrafos respecto a su obra.

Derechos de los fotógrafos como autores

Todos los autores sean profesionales o no tienen, por el solo hecho de haber hecho su obra, en el caso nuestro la fotografía, en exclusiva una serie de derechos de carácter económico y moral sobre ésta.

Los derechos morales definen el respeto de su autoría sobre la obra y por tanto el deber de hacer constar siempre su nombre, y el derecho que no se modifique la obra sin su consentimiento. Los derechos morales son irrenunciables e inalienables. Por tanto han de ser siempre respetados y no tiene valor la renuncia.

En cuanto a los derechos económicos el autor tiene derecho exclusivo de disponer sobre la reproducción, distribución y comunicación pública de sus obras. Por tanto, no se puede publicar ni reproducir en medios de difusión masiva, sin que se pida autorización al autor y perciba los derechos económicos que establezca. La reproducción nunca es sobre un único medio concreto si no que permite multitud de usos simultáneos sin que haya una competencia o interferencia entre si. En cuanto a los derechos económicos la ley establece que sean proporcionales al uso que se haga de la obra.

Situación de los archivos

Normalmente la situación de los archivos de carácter patrimonial no tienen una relación tan directa con los autores como el caso de un archivo comercial donde hay una relación contractual de agencia con una finalidad lucrativa común.

A menudo las imágenes recogidas son entregadas, depositadas o vendidas por terceras personas que no tienen nada que ver con los autores y por tanto han transmitido unos derechos en función de la posesión de las fotografías en si mismas como objetos. Quien puede pactar sobre los derechos de autor es únicamente el autor o sus herederos.

Se puede dar incluso el caso de que se deconozca al autor de las imágenes que se conserven y ni se sepa a quien se han adquirido. Quizás muchas veces las copias ni son copias directas sino simples reproducciones de otras copias o bien fotografías impresas, como es el caso de las postales.

Ante estos hechos se plantea qué se puede hacer de las imágenes. ¿Se pueden reproducir? ¿Se pueden ceder para publicar?.

Como propietarios o depositarios lo que se puede hacer es tener la custodia, facilitar la consulta, pero de ninguna manera hacer ningún acto de disposición en relación con los derechos de reproducción y distribución. Estos derechos corresponden en exclusiva a los autores y sus herederos durante 80 años después de la muerte del autor antes de 1987 y durante 70 años a partir de esta fecha.
El nombre del autor

Entiendo que no existe ningún motivo que justifique la publicación de una imagen sin hacer constar el nombre del autor. Publicar una imagen sin saber el nombre supone que estamos haciéndolo sin su consentimiento. Sólo podría ser admisible en fotografías antiguas de las que podemos suponer que han pasado a dominio público, ya que en este estado no hay que pedir autorización. También en caso de fotografías de gran transcendencia cultural, con reserva de que se pueda conocer el nombre del autor, indicando, sin embargo, que pertenece a un autor o autora desconocidos.

Los fondos como patrimonio cultural

Si consideramos los fondos como patrimonio cultural de acuerdo con lo que dispone el artículo 19 de la Ley del patrimonio cultural catalán L .9/93. podemos contemplar las autorizaciones que da la Ley de propiedad intelectual y la Ley de patrimonio en relación con el estudio y la investigación. La Ley permite hacer reproducciones de las imágenes en las propias instituciones para trabajar y en vista a la conservación. Se pueden hacer copias para consulta o digitalizarlas para que puedan ser consultadas más fácilmente por los usuarios. Lo que no se podría hacer es poner las imágenes a consulta a través de red como es el caso de Internet, sin la autorización expresa de los diversos autores, a excepción de las obras que estén en dominio público.

Esta situación estricta se abre en parte cuando las reproducciones van destinadas a un trabajo de investigación, no de otro tipo. En este caso no hay que pedir permiso al autor, si bien la institución ha de poder justificar que se ha servido con esta finalidad, advirtiendo que no se puede hacer ningún otro tipo de uso si no es con autorización previa y expresa del autor.

Haciendo una interpretación más abierta de la Ley de patrimonio cultural, los archivos han de poner a disposición el patrimonio que custodian y por tanto pueden ceder copias a quien lo pida, advirtiendo que si es para un uso que no sea con fines de investigación, han de pedir el permiso correspondiente.

Precio de las cesiones

Una de las cuestiones que se plantean es qué pueden cobrar los archivos por las copias que hagan y por qué motivo. Ya hemos dicho que hay que diferenciar lo que son los derechos de autor que están en función del destino y uso que se haga de las imágenes, en otras palabras la explotación, y el servicio que haga el centro. Los derechos de explotación sólo los podrían pedir en caso de que los autores los hubieran cedido expresamente, bien sea la titularidad o bien la gestión, como pasa en los archivos comerciales. El caso general será que no tenga este derecho y por tanto que sólo se pueda cobrar el servicio que da el centro por hacer la copia y si se quiere el coste de conservación de la obra. Este precio puede diferenciar si es por un uso de investigación o cultural o un uso comercial pero nunca se podrá hacer un escalado similar al que se hace en concepto de derechos de autor, ya que sino estarían tomando un derecho que sólo corresponde al titular de la obra o a sus herederos.

Hay que tener presente que al cobrar el precio y ceder la obra el centro no puede dar ninguna autorización de reproducción ni ningún otro uso ya que no tiene esta facultad. Como he dicho, deberá advertir al peticionario que debe pedirlo a los autores o sus herederos.

Dominio público
Ya hemos dicho que las obras después de los 80 o 70 años de la muerte del autor pasan a dominio público. Esto significa que cualquier persona las puede reproducir, sin que haga falta pedir permiso a nadie ni pagar ningún derecho. Una obra de la que no existen herederos conocidos pasa de facto a dominio público.
Este hecho tampoco puede facultar al archivo a pedir más precio ni poner otras condiciones, ya que estaríamos dejando sin contenido el dominio público. El legislador que considera estas obras patrimonio cultural establece un plazo que de una manera general se pueden utilizar libremente por parte de todos los ciudadanos y ciudadanas, siempre que se haga mención del nombre del autor o autora y se respete la integridad de la obra.

En definitiva, hay que analizar toda esta problemática buscando un equilibrio entre la función cultural de la obra como patrimonio colectivo y por otra parte, la protección que la Ley de Propiedad Intelectual hace del autor en relación con su obra y los beneficios económicos que se derivan. Unos y otros definidos como garantía de la continuidad de la creación.




Josep Cruanyes i Tor
Abogado
avatar
MINU
Veteran@ del foro

Cantidad de envíos : 1595
Localización : CARTAGENA
Fecha de inscripción : 17/03/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: La Fotografía en la sociedad del siglo XIX

Mensaje por MINU el Mar 28 Abr 2009, 14:53

ENTREVISTA: Enric Enrich, abogado especializado en derechos de autor y de imagen



"Sólo por el hecho de crearse, una foto nace con derechos de autor"


Enric Enrich es abogado especializado en derecho mercantil e internacional y en derechos de imagen y de la propiedad intelectual. Socio fundador del bufete Enrich Advocats, lleva casi veinte años defendiendo las creaciones artísticas y la imagen de sus clientes a través del departamento Copyrait. Sin duda, Enrich cuenta con un currículo que lo convierte en una voz autorizada de este mundo. QUESABESDE.COM ha hablado con él para conocer mejor los aspectos legales del recién nacido mundo de la fotografía digital. Por Eduardo Parra.


¿Tiene la fotografía los mismos derechos de propiedad que otras obras, como pueden ser un libro o una canción?
Sí. A efectos de protección legal, no hay diferencia entre una fotografía, una película o un libro. Según la ley, son susceptibles de protección todas las creaciones originales. Pero tiene que ser original. Si es una copia, no puedes protegerla, y tiene que estar expresada, plasmada. Si tienes en la cabeza la idea de una foto estupenda pero no la haces, tampoco puedes protegerla. Las ideas no pueden protegerse.

¿Una fotografía nace con derechos de autor o hay que registrarla de algún modo?

Sólo por el hecho de crearse, ya se generan sus derechos. No obstante, conviene registrarla en el registro de la propiedad intelectual , lo cual dará fe frente a terceros de la fecha de creación y de su supuesto autor.

¿Cómo es el proceso de registro?


En Internet puede accederse a información general sobre el proceso de registro. En España, el registro deberá llevarse a cabo en la correspondiente oficina de cada Comunidad Autónoma. En sus páginas web -por ejemplo, en las de Cataluña o Madrid-, constan todos los formularios necesarios para hacer el registro.

Pero registrar todas las fotos puede ser imposible


El registro es especialmente recomendable si tienes una foto muy buena que vas a comercializar. No obstante, si eres un profesional que hace cien fotos diarias, lo que puedes hacer es crear un CD mensual, por ejemplo, con mil fotos, y registrarlo como conjunto, como una base de datos. Metes en el CD las fotos que especialmente quieres proteger y listo. Te cuesta lo mismo que registrar una sola foto y tienes mil.

¿Hay alguna diferencia entre registrar una fotografía "tradicional" y registrar una foto digital?

No, en absoluto. Aunque sí es cierto que el registro es más sencillo si se ven las fotos en papel.

Hoy día es bastante común que muchas personas tengan sus páginas web personales con sus fotografías. ¿Cómo se protege su material?
Más que nada con métodos técnicos que impidan copiar las fotos con un simple "Copiar y pegar". En cualquier caso, es recomendable poner el símbolo del copyright [©], el nombre del autor, la fecha y el lugar, para que la gente sepa que, al menos, el autor manifiesta que la foto está protegida.

¿Y si aún así hay pirateo?

Tienes una ley que dice que el autor es el único que puede autorizar la reproducción de la fotografía. El paso siguiente es pleitear.

¿Qué hacemos? ¿Vamos a la policía?

No, no. La policía no tiene nada que ver porque no se trata de una infracción penal, en principio. Primero habría que dirigir una carta al infractor de la reproducción indebida indicándole que no se permite la reproducción de la obra y requiriéndole para que la retire. Si aun así continúa, entonces hay que ir ya a un abogado especializado y consultar si procede o si es aconsejable iniciar acciones legales.

¿Cuánto dura este proceso?

Un proceso de este tipo puede durar un año, en primera instancia.

Caray...

A veces desanima el largo camino. Primero se pone la demanda ante el juzgado competente. Luego hay una vista preliminar para ver si las partes se ponen de acuerdo. Luego, un juicio, si no hay acuerdo. Y después el juez dicta la sentencia.... Un año. Y luego pueden venir las apelaciones, etc., con lo que la duración total del pleito puede llegar a los tres años.

Últimamente, las cámaras digitales han supuesto una revolución. Todo el mundo lleva su cámara en el bolsillo y fotografía lo que le parece. ¿Qué ocurre con la gente que sale en esas fotos, muchas veces sin enterarse, y que luego es posible que vea su imagen en Internet?

Toda persona tiene derecho, por ley, a usar y controlar su imagen. Se considera una intromisión ilegítima al derecho a la propia imagen la publicación de la fotografía de una persona en cualquier lugar, público o privado, sin su consentimiento. Sólo puede publicarse dicha fotografía sin su consentimiento si ésta tiene un interés histórico, científico o cultural, o si es de un personaje público que está en un lugar público.

¿Y en el caso de un periódico?

Supongamos que haces una foto a un árbol de un parque y que al fondo aparece gente. Al día siguiente, se publica esa foto en el periódico, informando que comienza la primavera. Dado que es una fotografía de carácter informativo, las personas que salgan en ella de modo incidental no pueden reclamar nada.

Pero si yo vendo la fotografía a un periódico, para mí el interés sí es comercial...

Pero el fin último es informar, y la persona aparece incidentalmente. De modo que no hay nada que reclamar.

Los famosillos, sin embargo, presentan demandas por estas fotos de forma habitual...

Un personaje publico, siempre que esté en un lugar publico, no puede oponerse a que reproduzcan su imagen, si esta reproducción no tiene fines comerciales. Otra cosa ya es que esté en el reservado de un restaurante, en su casa o que la toma de la fotografía sea con interés comercial; por ejemplo, que se haga con ella un anuncio de cualquier producto.

¿Puedes contarnos alguna sentencia referida a este tipo de fotografías?

Hay muchas... Algunas muy conocidas, del Tribunal Constitucional, como por ejemplo la de Alberto Alcocer contra Diez Minutos por unas fotos hechas en un safari en Kenya, o el reciente caso de Michael Douglas y Catherine Zeta Jones contra Hello! por la publicación de unas fotos de su boda sin autorización.

Otra ventaja de las cámaras digitales es que cuando vemos algo en un escaparate que nos gusta podemos fotografiarlo, enseñarlo luego en casa para ver qué opina la familia. Sin embargo, no son pocas las quejas de usuarios incriminados por los vigilantes de seguridad...

Un centro comercial tiene unas normas que fija el propietario, por el mero hecho de ser propietario de dicho espacio. Él decide si se pueden hacer fotos o no, si se hacen con flash o sin él, etc. Otra cosa son los escaparates, que están a la vista de todos. Si es algo que se puede ver desde la calle, no hay motivo legal para prohibir que se fotografíe.

¿Qué opinas de las cámaras integradas en los móviles o las minicámaras? ¿Su uso debería regularse por ley?


No creo que sea necesario una nueva ley. La ley orgánica de protección de imagen personal actualmente existente es suficiente para impedir los abusos.

Algunos estudios vaticinan que en menos de dos años el 80% de los teléfonos móviles llevarán cámara. Ante tal tesitura, ¿deberían regularse por normas -que no leyes- su uso en gimnasios o centros de trabajo, por poner dos ejemplos?

Cada propietario de un espacio -un gimnasio, una escuela, un museo, un centro de trabajo...- podrá regular como desee la posibilidad de tomar fotografías. En mi opinión, no cambia nada el poder hacer una foto con un móvil. Es como hacerlo con una cámara diminuta o disimulada en otro objeto, que existen desde hace mucho tiempo. Los derechos de las personas siguen estando protegidos, independientemente de la regulación o no por parte del propietario de la toma de fotografías en el espacio en donde se encuentran las personas fotografiadas.

Si no es mediante leyes, ¿hay otra vía para controlar el uso indiscriminado de estos aparatos?
No, como digo en la anterior respuesta, este uso puede controlarse mediante las normas o reglas que cada propietario establece en "su casa".

FUENTE:QUESABESDE.COM
avatar
MINU
Veteran@ del foro

Cantidad de envíos : 1595
Localización : CARTAGENA
Fecha de inscripción : 17/03/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: La Fotografía en la sociedad del siglo XIX

Mensaje por MINU el Mar 28 Abr 2009, 15:33

Israel 23.04.2009

Desde Enero de 2009 los soldados israelíes han herido a siete periodistas

Reporteros sin Fronteras lamenta las repetidas agresiones a periodistas, que se producen en el transcurso de manifestaciones pacifistas organizadas en Cisjordania contra el levantamiento del muro de seguridad. Unos incidentes cuya responsabilidad recae directamente en el ejército israelí. En una carta fechada el 14 de abril de 2009, y dirigida al Ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, la organización condena esos repetidos incidentes.

« En las últimas semanas han resultado heridos muchos periodistas, claramente identificados como tales. Desde el comienzo del año, siete profesionales de los medios de comunicación se han visto alcanzados por disparos de soldados israelíes. De nuevo condenamos esas actuaciones violentas y exhortamos a las autoridades militares israelíes a garantizar la seguridad de los periodistas que trabajan en la región», ha declarado la organización.

El 10 de abril de 2009, el fotógrafo de la agencia Ramattan Atta ‘Awad resultó herido por disparos de bombas lacrimógenas, procedentes de soldados israelíes presentes de la manifestación semanal contra el muro de seguridad en Bil’in, en Cisjordania. Afectado en hombro y espalda, al periodista le trasladaron al hospital.

El 7 de abril, el periodista Mohamed Es-Saïd resultó herido mientras cubría un enfrentamiento entre colonos y vecinos palestinos de Safa, una localidad cercana a Hebrón. El ejército abrió fuego y disparó bombas lacrimógenas, que alcanzaron al periodista.

El 3 de abril Saïd el Houwari, fotógrafo de Reuters, así como Rabhi el Koubri, fotógrafo de la red informativa palestina pal-media.net, resultaron heridos por balas cuando, junto a otros periodistas, cubrían la manifestación semanal de protesta contra el muro en Bil’in.

El 27 de marzo Khalil Riyash, fotógrafo de la agencia palestina Ma’an y Bachar Nazzal, fotógrafo de la agencia Reuters, resultaron heridos por disparos de pelotas de goma cuando cubrían una manifestación de protesta por la construcción del muro de seguridad en la ciudad de Jayyus (distrito de Qalqiliya). Permanecieron una semana hospitalizados.

Además, Reporteros sin Fronteras condenó públicamente el incidente del 23 de enero de 2009, cuando la periodista española Cristina Rivas resultó herida en la pierna, en condiciones similares, en Bil’in..

Unos incidentes cuya responsabilidad recae directamente en el ejército israelí. En una carta fechada el 14 de abril de 2009, y dirigida al Ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, la organización condena esos repetidos incidentes.

« En las últimas semanas han resultado heridos muchos periodistas, claramente identificados como tales. Desde el comienzo del año, siete profesionales de los medios de comunicación se han visto alcanzados por disparos de soldados israelíes. De nuevo condenamos esas actuaciones violentas y exhortamos a las autoridades militares israelíes a garantizar la seguridad de los periodistas que trabajan en la región», ha declarado la organización.


FUENTE: REPORTEROS SIN FRONTERAS
avatar
MINU
Veteran@ del foro

Cantidad de envíos : 1595
Localización : CARTAGENA
Fecha de inscripción : 17/03/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: La Fotografía en la sociedad del siglo XIX

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.